EL DIOS DEL PORCHE
‘Del Dios del templo al Dios del porche, un paso importante’
JOSÉ MORENO LOSADA, sacerdote capellán en la UEx y consiliario de Acción Católica, jmorenol@unex.es
BADAJOZ.

ECLESALIA, 03/12/10.- Andamos en una reflexión un grupo de sacerdotes acerca del nuevo rostro de parroquia para tiempos postcristianos, y hoy se me ocurre que algo de esto debe ser fundamental.

En la parroquia en la que estoy adscrito hoy hemos estrenado un porche que acaba de ser construido, junto a unas escaleras nuevas para que no haya peligro en el salón de arriba, era algo que nos exigían legalmente. Pero la idea del porche nace de otros planteamientos. La parroquia está ahí desde hace unos cuantos de años, se hizo una primera parte de un proyecto más ambicioso y se habilitó el salón de actos como templo, la idea era hacerlo cuando se pudiera; sin embargo ha sido más urgente hacer el porche que un templo nuevo. La razón fundamental es que queremos que sea una parroquia de acogida y de encuentro, nos faltaba un espacio en el que detenernos, saludarnos tranquilamente, en el que jugaran los niños cuando vienen a catequesis, donde se pudiera estar por estar, y sobre todo donde pudiéramos celebrar cosas de vida y fiesta.

De alguna manera, entendiéndolo bien, se imponía pasar del Dios del Templo al Dios del porche, al servicio de la comunidad, así que ahora tenemos un templo digno, pero un porche casi de lujo en su pobreza y en su sencillez, esto parece más casa amplia de la comunidad parroquial, en la que templo, salones y salas, amén de porche, junto al patio se conjuntan en esa armonía de hogar y taller en el calor y en la luz de la comunidad heterogénea, abierta y luminosa.

Hoy hemos bendecido el porche con el uso, tras una eucaristía llena de símbolos y alegría en la fiesta de Cristo Rey, compartida por las más niños y jóvenes de la comunidad, nos hemos instalado en el porche y hemos celebrado nuestro aperitivo solidario. En la eucaristía se ha presentado el proyecto que este año la comunidad va apadrinar de la mano de Manos Unidas, será en Mozanbique, se ha explicado el por qué, el cómo, el cuándo, su sentido, etc. A mí me ha encantado eso de que vamos a conocer África porque son hermanos nuestros, y la eucaristía nos pide ir por el mundo a anunciar el evangelio. Estábamos cientos de personas y allí se sentía la ilusión de que otro mundo es posible y que nosotros vamos a colaborar.

Qué gozo la algarabía del aperitivo, ya mi madre imposibilitada, cuando le decía que hoy iría a la historia del aperitivo, me dijo con su voz apagada: “muy bien hijo… porque no es lo que se come es lo que se vive y se disfruta en ese relacionarse con los otros”. Allí estaba el espíritu de una parroquia que se está haciendo y va avanzando con alegría, con aquellos que la comenzaron desde lo poco, siendo grano de mostaza, junto a todos los que ya se van agregando y vienen a anidar a sus ramas. Un proceso de vida comunitario que es ilusionante.

¡’Viva el porche de la parroquia de Guadalupe’ ¡Viva esta forma de bendecirlo¡ ¡Viva el Dios que lo habita en la intemperie¡ (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).