DE CARA A LA NUEVA DÉCADA
A propósito de “Deciamos ayer” por los diez años de Eclesalia
INAKI BASTARRIKA, ibastar@comcast.net
EE.UU.

ECLESALIA, 23/09/11.- Enhorabuena por el trabajo realizado durante diez años, abriendo surcos nuevos en la diseminación del evangelio. “Nos lanzamos” 2001, y “Seguimos aqui”, 2011… ¡Qué bien dicho!

Sería interesante comparar lo que “dicebamus heri”, (como iniciaba las clases de teología nuestro prefecto de estudios en los años 50’s del siglo pasado), con lo que se decía en el año 2001, con lo que decimos hoy en el 2011, y lo que diremos y nos dirán en el 2021. “Panta rhei”, “todo fluye”.

Cabe preguntar:

¿Qué ha cambiado? ¿Qué vemos hoy en el radar teológico/eclesiástico que no detectamos hace diez años? ¿Qué temas predominan hoy a diferencia de ayer? ¿Cuán deseable sería una síntesis del status quo, que recogiera los cambios de mayor trascendencia en el dogma, la fé, pastoral, liturgia en el seno de la Iglesia, official y de diáspora? ¿Qué se va y qué viene? ¿Qué horizontes nuevos despuntan? ¿Qué problemas han surgido o se han “destapado” en la Iglesia, que tocan sobre tantos dogmas, costumbres, normas de ética y moralidad? ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué entraña la secularización? ¿Ha cambiado la postura adversaria/tradicional de la Iglesia frente a los avances de la ciencia general y de las ciencias? ¿Constituimos un ghetto religioso/cultural o marchamos con la humanidad creada por Dios? ¿Dónde estamos y a dónde vamos?

¿Qué debe cambiar? ¿Qué cambios esperamos o debemos observar en el radar del año 2011? Si no sabemos dónde nos hallamos, ¿cómo sabremos a dónde nos dirigimos? ¿Sabemos a dónde nos dirigimos o vamos a la deriva? ¿Vale con seguir el flujo tan sólo? El Concílio Vaticano II montó una maquinaria sofisticada de exploración y de búsqueda, creando la esperanza y la ilusión de apertura y fraternización con el siglo, pero venció el miedo, y se impuso la mordaza, y la cultura de dogmatismo, control y censura. Ha dejado de sentirse el soplo del Espíritu de Dios. Cunde el derrotismo. “No hay nada que hacer”. La pregunta difícil aquí es: ¿qué elementos deben permanecer? ¿Cuál es el núcleo esencial que debe mantenerse? ¿Qué elementos son de carácter historico/eclesiástico? Enorme y difícil tarea. Las barreras al spiritum novum lucen infranqueables. El mensaje de Jesús de Nazareth franqueó murallas más impenetrables que las de Jerusalén: el Templo y la Clase sacerdotal.

¿Qué rol podemos desempeñar ante estos cambios? Eclesalia provee un mecanismo de difusión de ideas y opiniones de todos los matices, lo cual no es fácil hoy en día. L’Obsservattore Romano no es muy distinto del Pravda de la Unión Soviética en cuanto a control y dirección “centralizada”. El logo del New York Times fue y es siempre publicar todo lo que es “fit to print” (imprimible). El silencio y la pasividad no generan por lo común cambio alguno. De hecho sancionan el status quo. Resido en USA desde hace 50 años, y puedo afirmar que el clima religioso predominante de este País es de carácter altamente conformista. La Jerarquía mantiene un control estricto, dogmático, centralista, en todos los aspectos de la administración de las diócesis, catequesis, escuelas, liturgia, etc. No existe el tipo de discurso (discourse), conversación, que existe en Europa en general en temas de doctrina, culto, pastoral, exégesis, dentro del clero y del laicado preparado. Los medios de comunicación hoy en día permiten atravesar barreras a la libre expresión del pensamiento, en tiempo real. La revolución de Egipto se realizó desde una oficina. Supuestamente el Papa ha creado un blog, o twitter. Se ha abierto al mundo. Busca conectar, enfrascarse en un diálogo fluido a través medios modernos. Quizá logre atravesar el muro de la Curia. Lo dudo. Eclesalia quizá puede constituirse en un agente catalizador creando grupos concentrados en áreas estratégicas, teología, pastoral etc. El Skype permite una interacción cara-a-cara entre personas y grupos. Hay que despertar a la Iglesia de su letargo. Cristo irrumpió en el Templo y arremetió contra lo más sagrado del Judaísmo: el Templo y sus Jerarquía sacerdotal, y por ello fue condenado a muerte en cruz.

¿Cuál es la misión de Eclesalia? No persigo ni pretendo imponer nada a Eclesalia. El trabajo que han realizado y siguen realizando es de una importancia enorme. Pero sí deseo pensar en alto. ¿Qué objetivos tiene trazados o puede trazar para la próxima década. “¡Pero si somos dos no más!” ¿Con cuántos hombres comenzó Jesús de Nazaret? Todo comienza con una visión. Luego vienen los recursos, lo inesperado, la realización. Recuerden el sueño de Kennedy, “en esta década llevaremos al hombre a la luna y lo traeremos de vuelta “safely” (de forma segura)”. Y el sueño se realizó. ¡Pero no es justo echar el bulto a Eclesalia! Y nosotros, y yo, ¿qué podemos hacer para traducir toda esta narrativa en una acción real y medible? Me gustó mucho el articulo de “Para evangelizar hay que bajar del burro”, en el Eclesalia más reciente. Evangelio desde la calle. Estoy cansado de leer. Conocemos los problemas de la Iglesia. Soy abuelo de 8 nietos. No tengo tanto tiempo. Hace poco me preguntaba una madre joven de 3 hijos que van a comenzar a prepararse para la Primera Comunión: ¿Cree que vale la pena enrolarlos en el CCD? Me comentaba: Con todos los “escándalos” del momento, qué van a aprender en la catequesis? ¿La obligación de ir a Misa los domingos? ¿Los sacramentos? Madre joven, educada y muy frustrada con la Iglesia. ¿Qué formas de acción se están ensayando? ¿Cómo bajamos del burro? Lo traté una vez en el caserío (baserri), el burro alzó las dos patas traseras y caí de frente ropiéndome todo el pantalon. Pero bajé del burro (Verídico). ¿Qué grupos de acción, o de interés, proyectos se podrían forjar? El internet, el Skype, Facebook etc. ofrecen oportunidades de interacción rápida, eficiente y económica. El Cristianismo no comenzó con el emperador Constantino, comenzó con un hombre extraordinario, con un mensaje sencillo. Comenzó y creció y se expandió con una docena de hombres sin mayor cultura. Comenzó de abajo, de las capas más bajas en la escala social de aquel entonces.

En el mismo número de Eclesiala de “Como decíamos ayer” se publicó un articulo, muy bien escrito por cierto, que comienza por preguntar si estamos en Jerusalén o en Galilea?… más adelante citaba teólogos de renombre como De Lubac, Hans Kung… etc. como “marginados”. Hans Kung es de momento mi teólogo favorito. He dedicado dos años completos a la lectura de todas sus obras, y decidí hacer un comentario.

¿Realmente consideran que Hans Kung está “marginado”?

“Oficialmente”, sí está marginado. Los años 2008-2010 los dediqué a leer todas sus obras, todas. Me preocupa pensar que los teólogos y los “progresistas” lo tengan marginado.”De facto” creo que se trata de uno de los “explosivos” que formará parte de la “implosión”, si las cosas no cambian. No sé de nadie que lo haya refutado al mismo plano en que él escribe, como exégeta-biblico, teólogo, historiador, filósofo, científico, utilizando todas las ramas de la ciencia dentro del sistema critico-histórico. Karl Rahner y otros, (Benedicto XVI) lo han fustigado por razones de desacuerdo con el método, y al margen de los resultados obtenidos a través de dicho método. Si siguiéramos con el método de la fe en la inspiración divina, la inerrancia, la interpretación literal de la Biblia, estaríamos todavía viviendo en el universo creado de acuerdo al Génesis. Lo que leo desde el año pasado en Eclesalia, en sus artículos, autores, y tantas plumas buenas, lo veo saturado de doctrinas, conceptos y propuestas que ya las había encontrado en las obras de Hans Kung, como hallazgos innovadores. Hoy me parecen de patrimonio común, forman parte de la gran corriente del pensamiento teologico-biblico progresista. ¿Es él el iniciador y contribuidor único? Ciertamente no, pero sigue aún batallando, y se rehúsa a abandonar la Iglesia Católica, pese a las presiones del Vaticano y La Curia. Su fe es más profunda y está más allá de su conocimiento y progresismo científico. Estoy abierto a cambiar de opinión, pero hasta el momento no he encontrado motivos para ello.

Siguiendo el método de paradigmas de Hans Kung, en el desarrollo histórico del Cristianismo y de la Iglesia Católica, creo que “de facto” estamos ya adentrados en un nuevo paradigma “post-eclesial”. Quizá en los próximos diez años se perfile mejor este pronóstico. Dos metáforas afloran a mi mente: la “tsunami” , en su marcha, silenciosa e imperceptible, en las profundidades del mar, impulsada por un maremoto, hasta dar con tierra firme, y súbitamente lo invade y destruye todo a su encuentro, y pierde su fuerza. El efecto es devastador! Todo parecía estar en calma, todo parecía estar bien. La otra, es la “implosion”, como medida utilizada en construcción para derrumbar grandes edificios de forma súbita y controlada. Se colocan los explosivos en partes estructurales estratégicamente seleccionadas. En el momento indicado el edificio simplemente se desploma verticalmente, formando una gran polvareda. El edificio parecía estar en orden, estaba erguido, tocando las nubes, orgullo de decadas o siglos. Pero era muy vetusto, desfasado, no encajaba en el nuevo ambiente, nadie lo quería, había cumplido su tiempo. Al igual que el Comunismo en nuestro tiempo, y los grandes imperios en siglos pasados, han desaparecido no debido tanto a causas externas sino internas. Hoy en día existen síntomas detectables en nuestra Iglesia que presagian un futuro incierto: éxodo de sacerdotes, y religiosos(as), Iglesias vacías, seminarios vacíos, carencia de vocaciones, problemas que atentan contra la credibilidad, la reputación, la misión de la Iglesia….Sin embargo todo parece estar bien. Hans Kung se pregunta si “subsistirá la Iglesia Católica”.

La Iglesia no parece querer afrontar la verdad. Se vio en el caso de la “pedofilia”. Se acusa al “secularismo”. El aferrarse al poder, la manipulación, la ley del silencio, rigidez dogmática, negación del habeas corpus a teólogos y escritores, destape de escándalos y pecados a nivel eclesiástico en contra de leyes civiles. ¿No son pecados de una iglesia secularista? Puede en este estado de cosas ocurrir la “implosion”? Es la Iglesia Romana la Iglesia de Jesús de Nazaret? La gran reunión de la juventud en Madrid? A Jesús le seguían las masas, Él era el mensaje, no se requerían 80 millones de euros para diseminar su mensaje. Su mensaje era transparente y le entendían las masas: perdón, compasión, amor, la esperanza próxima del “reino de Dios”….

Respeto el sentir de Pagola de “vivir perdonando”. La “pedofília”, como tsunami, fue resultado de un perdón mal entendido y del silencio de mucho tiempo. El daño causado es un mal que ha afectado y seguirá afectando por mucho tiempo la opinión, la psique de muchos católicos, y reputación de la Iglesia Católica a nivel mundial.

No es mi propósito atacar a la Iglesia. Aspiro a ver y seguir siendo parte de una Iglesia que responda no tanto a su agenda, sino a la agenda sencilla y transparente de Jesus de Nazareth: “El reino de Dios se avecina”, “El reino de Dios está entre nosotros”. “Alegráos, soy Yo!”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).