SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO
Juan
Mc 1, 1-8

Camino de lo antiguo
hacia el presente.

No me llaméis libertador, ni santo, ni Mesías.
Llamadme mensajero,
voz que moldea surcos en la arena,
voz o viento que se inclina ante Otro y le abre el paso:

Es Él quien viene a consolar a tanta humanidad tan rota.

Es Él, escándalo o locura de
Dios infinitamente frágil
y sufriente.

Caminad hacia Él.
Y os tomará en sus brazos.

Mari Sol Pérez Guevara, InesperadaLuz2022@gmail.com
© 2022 Mari Sol Pérez Guevara
CC BY-NC-ND