LA DINÁMICA DE LA MÍSITICA
CRISTINA MONSEGUR, xris@monsegur.com
BUENOS AIRES (ARGENTINA).

ECLESALIA, 09/01/23.- Las mujeres contamos con una experiencia corporal que nos vincula con la vida de los otros; pero varones y mujeres, estamos todos llamados a vincularnos desde la entraña. 

A decir de la teóloga Silvia Martinez Cano “en las mujeres la intensidad de la experiencia y el deseo de compartirla conforman una dinamica de doble dirección” y la define como una “mística en movimiento” (Mujeres, espiritualidad y liderazgo, De la mística a la acción, 2019) Es una dinámica hacia dentro de nosotros mismos y hacia afuera en conexión con los otros.

Es la mística que desarrolla la capacidad de ver vida donde todo parece haber terminado… Pero hay algo más aún, es la posibilidad de percibir instantes en que entramos en conexión desde la entraña con otras personas. Existen instantes de luz por donde se cuela lo profundo del anhelo que nos habita: el encuentro, la común unión.

En nuestra realidad más honda nos habita el anhelo de encuentro que llevamos impreso desde que nacemos, solo es necesario encontrar el tiempo y la contemplación para dejarlo aflorar.

La mirada trascendente se nos regala a todos, viene con uno mismo desde el comienzo y la vida nos presenta momentos de enseñanza para descubrirla. Queda en nosotros la invitación a vislumbrarla en cada día que vivimos.

Quizá, aquello que llamamos milagro y sucede a veces en un momento preciso del cual somos testigos, encierra un misterio muy hondo que se nos es dado a conocer, pero que la mayoría de las veces pasamos por alto… Quizá, solo hay que detenerse a contemplar y a mirar la vida para descubrir la dinámica de la mística.

Que el año que estrenamos nos vuelva un momento para mirar al pasado y descubrir al Dios encarnado en cada acontecimiento doloroso o gozoso que hayamos transitado, pero mirando a lo que esta viniendo con el deseo de aprender a atrapar la experiencia intensa y a bailar con ella la danza de la mística, de la mano de la entraña (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia. Puedes aportar tu escrito enviándolo a eclesalia@gmail.com).